El papel de la impresora 3D en el ámbito educativo

El papel de la impresora 3D en el ámbito educativo

         La impresión 3D o la tecnología 3D se ha transformado en una realidad que ha adquirido un elevado grado de prioridad no solo en sectores como la arquitectura, medicina, culinario, artesanal, industrial, arqueológico, sino también en el educativo, donde ha quedado demostrado su gran potencial como herramienta de apoyo educativo.

La industria 4.0 ha pisado fuerte en la educación, resultando incontable la cantidad de piezas que pueden imprimirse y usarse en las aulas de clase. La tecnología digital fomenta entre otras cosas, la participación activa de la comunidad escolar, por ello, su uso debe abarcar todas las cátedras de las diferentes fases educativas.    

Beneficios de la utilización de impresoras 3D en los salones de clases

         La técnica de fabricación tridimensional ofrece numerosas alternativas en pro del campo de la educación. A través de ella pueden imprimirse infinidad de piezas u objetos de gran utilidad en las diversas disciplinas educativas.

El principal propósito de la incursión de esta fantástica tecnología en la educación, es que el alumno sea el personaje principal de la invención e impresión de una pieza o producto de tres dimensiones.

Entre las principales ventajas de emplear la impresión 3D en clases, destacan las siguientes:

Incentiva la participación activa de todo el salón de clases, ya que aprender sobre esta innovadora técnica de modelado 3D, es una experiencia distinta, entretenida, expectante y cargada de mucha emoción. 

La impresión 3D favorece el avance matemático, científico y tecnológico. Promueve la iniciativa y el ímpetu competitivo.

Estimula el trabajo en colectivo y el aprendizaje interdisciplinar, donde intervienen varias materias. Muchos de los proyectos que pueden llevarse a cabo, implican el trabajo de varias áreas, por lo que el alumno para poder realizar su impresión en 3D, debe ahondar en el estudio de diversas disciplinas.

Esto conlleva a que se promueva el espíritu de cooperación entre cátedras, debido a que los proyectos interdisciplinares ameritan el trabajo grupal, donde debe prevalecer la asistencia, así como el respeto y tolerancia hacia las opiniones de los demás compañeros.

Logran captar y mantener la atención del alumnado, puesto que la digitalización y la tecnología 3D se han atrevido a modificar muchos aspectos de la vida cotidiana. Constituyen una herramienta de apoyo que conecta con los aprendices. Son un recurso que hace más dinámica y lúdico el aprendizaje.   

Sirven de apoyo al profesor, pues hacen más didáctica la impartición de las asignaturas, haciendo más eficaz la enseñanza. La impresión 3D contribuye en el entendimiento de los conceptos abstractos o ambiguos. Hoy día, las aplicaciones pedagógicas de las impresiones en 3D, se han extendido a casi todas las materias.  

            Tanto el diseño digital como su producción, incorporados a la fabricación tangible, se han convertido en un elemento esencial en  la formación de un artista, diseñador, arquitecto, arqueólogo, etc.  

Las impresiones tridimensionales despiertan el ingenio y avivan la creatividad, permitiendo la materialización de proyectos e ideas, por medio de piezas u objetos tangibles, reales.

La impresión 3D es capaz de modificar enteramente la manera en que los alumnos se forman, así como la tangibilidad real de la materia sobre la que va a aprender de una forma entretenida y perspicaz. 

El resultado de utilizar impresión 3D en los salones de clases, ha abierto paso a una cultura sobre las fabricaciones en tres dimensiones, resultando un recurso completamente didáctico, por la diversidad de posibilidades que brinda al trabajar con ella en las aulas, así como su efectiva aplicación en distintos ámbitos profesionales.

En la actualidad, el sector educativo busca delinear una proposición metodológica, que tienda a mejorar el aprendizaje por medio del uso de las impresoras 3D, como instrumento de apoyo en el proceso de formación fundamentado en proyectos. Esta tecnología de impresión 3D se ha convertido en una realidad educativa.      

El desarrollo de esta tecnología tridimensional ha tenido un impacto considerable en la educación, promoviendo un proceso de aprendizaje más real, en el que se aprende haciendo.

Aplicación de la impresión 3D en la metodología ABP

         En las técnicas de aprendizaje actual, predominan las metodologías de enseñanza, muy especialmente el aprendizaje basado en proyectos (ABP), el cual se basa en el constructivismo.    

         El ABP además de ser un método, tiene una visión metodológica que prevé tres procedimientos, planificación, desarrollo y evaluación continua. Por medio de esta técnica, los alumnos trabajan en base a contenidos y metas que deberán solventar.  

         El método de enseñanza fundado en proyectos, se ha intensificado en las escuelas, demostrando que el aprendizaje va de la mano con la participación activa del alumno, y su colaboración en el desarrollo de ese conocimiento. El término “aprender haciendo” forma parte de las metodologías aplicables al alumnado.   

         El estudiante debe investigar, analizar, indagar, empleando para ello su propia creatividad y conocimiento, trabajando en equipo junto a sus compañeros, a fin de hallar la solución adecuada a la problemática planteada.   

¿Necesitas mas informacion?